Carmen Donate y miembros del taller de pintura

Exposición de pintura del taller de Carmen Donate

Hacía tiempo que les debía tanto a Carmen Donate, como al resto de artistas que trabajan con ella en el taller un artículo. Además tuve la ocasión de visitarles y comprobar, como me dijo Carmen cuando nos conocimos, que son como una familia. Y así es, en ese pequeño taller repleto de lienzos, pinceles, botes de pintura, en el que trabajan, o mejor dicho, el lugar donde por un rato son capaces de evadirse de los problemas cotidianos y poder disfrutar de un instante en el que la pintura toma verdaderamente el protagonismo, y las imágenes y creatividad que van brotando de cada uno de ellos, con estilos diferentes, definidos y marcados, son capaces de comenzar a contar historias a partir de un lienzo en blanco.

Aprenden los unos de los otros, intercambian opiniones, se hacen sugerencias y se respira un ambiente de compañerismo que pocas veces se consigue. Pero estoy convencida que este logro también es gracias a la personalidad entrañable de Carmen, una mujer con un recorrido artístico impresionante, una sinceridad como pocas veces he visto. No sólo a nivel personal, sino también en su forma de entender la pintura, en definitiva su trabajo. Para ella es importante tener un grupo con quien compartir sus inquietudes y lo tiene muy claro, “Yo necesito grupo. Aunque unos sepan más que otros. Pero hay veces que lo que no se le ocurre a uno se le está ocurriendo a otro. Y eso es buenísimo porque se transmite mucho”.

Carmen Donate
Carmen Donate

La pintora Carmen Donate, nacida en Benejuzar, con tan solo 3 años se trasladaría a vivir a Callosa, y conversando con nosotros recordaba como desde niña le ha gustado dibujar y pintar, y en parte es comprensible, pues proviene de una familia de artesanos. Su abuelo se dedicó a levantar y construir conventos, su tío, el hermano de su padre, era escultor y estuvo trabajando en el taller de Carrillo, haciendo pasos de Semana Santa en Callosa. El padre de Carmen era delineante, y ella le observó hacer muchos trazos y líneas, así que no es de extrañar que con toda esta influencia a sus espaldas, Carmen no tardará en convertirse en una de las artistas más importantes que tenemos en la actualidad en la Provincia de Alicante, a pesar de que ella no suele concederle demasiada importancia a sus logros, y lo cierto es que podría presumir y mucho de ellos. En Alicante junto a su profesora y también amiga, Amalia, se dedicaban a realizar una buena producción de sus obras, tanto es así que ambas, además de trabajar en el taller, las tardes las destinaban a observar sus cuadros y a reflexionar y criticar sus obras, con el fin de seguir explorando y mejorar sus técnicas pictóricas.

Y es que Carmen además ha dedicado parte de su vida a la docencia, a transmitir a los demás todo lo que ella sabe. Es por eso que fruto del trabajo y esfuerzo que han llevado a cabo de manera conjunta, ella y sus alumnos, posibilitó que el pasado día 9 de junio pudiésemos asistir a la inauguración de la exposición realizada en el Ateneo de Alicante. La gran diversidad de propuestas que allí nos encontramos, mostraban toda una declaración de lo que debería ser el arte, sincero, amable y sin complejos, en el que no importa tanto los formalismos estéticos y de contenido que tanto aprecian los críticos, sino la ilusión, determinación y franqueza que cada uno de los artistas ha depositado en sus obras, algo que con frecuencia se olvida y es pertinente recordarlo.

Sin embargo, si hay algo que merece ser destacado son las creaciones de los más pequeños y jóvenes, que manifestaron tener un talento increíble, y que evidentemente no pasó desapercibido. Ya que sus pinturas están repletas de todos aquellos elementos, que si bien son con los que se sienten más cómodos, también los han ido aprendiendo acompañados de los consejos y las orientaciones de Carmen. Una de las preguntas que le hice cuando hablé con ella fue cómo se trabaja con los más jóvenes y cuáles son los aspectos más importantes en los que se hace hincapié, y entre risas me comentaba que haciéndoles borrar mucho. Pero Carmen lo tiene muy claro y acto seguido mencionaba que “Los más pequeños tienen que aprender a mirar, eso es lo principal. Luego me he dado cuenta, que en algunos sitios, les ponen acuarelas a los pequeños para pintar y es una equivocación. Porque la acuarela es muy transparente, es un agua y los niños empiezan a meter agua y no ven el color. Por eso siempre hay que empezar con ellos con una pintura más pastosa, si ponen un rojo lo ven y si ponen un azul lo ven. Eso es una de las cosas que trabajo mucho, que entiendan los colores puros”.

Obras de los más pequeños
No quiero finalizar esta entrada sin darle las gracias a Antonio José Tenza, quien se convirtió en el canal para que pudiésemos conocer al grupo tan fantástico que forman, pues para nosotros fue muy enriquecedor compartir con ellos el ánimo y las ganas con las que habían estado preparando la exposición, y estar allí ese día, nos sirvió para darnos cuenta de la importancia que tiene el Ateneo de Alicante. Esperamos que continúe apostando por propuestas jóvenes e innovadoras, que tanto hacen falta en nuestra ciudad.

Share Button

2 comentarios:

  1. Me ha encantado el artículo, ha descrito perfectamente el quehacer de mi profe y el ambiente con mis compañeros.
    He sido alumna de Carmen durante 5 años ,empezando de cero, no habiendo pintado en mi vida ahora tengo nociones y Pinto mis cuadros.
    Pero lo mejor de mis 5 años como alumna, el ambiente,el cariño, el compañerismo Carmen crea una familia cada curso que empieza y nunca se olvida de sus alumnos. Me he ido a vivir fuera de Alicante y lo que más echo de menos son mis clases con Donate con esto lo digo todo.
    Gracias Carmen por todo lo que me enseñaste de pintura y de lo demás.
    Carmen Sastre
    La Catalana

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

quince − seis =